Ir a contenido


Foto

La Reina de España y el ajedrez


  • Por favor, identifícate antes para responder
No hay respuestas a este tema

#1 Ryan

Ryan

    Jugador de club

  • Ajedrecistas
  • PipPipPip
  • 83 Mensajes:

Escrito 06 noviembre 2008 - 01:12

6/11/2008

Es interesante observar que algunos temas de los foros de Ajedrecista.com sirven a la sociedad para reflexionar y estimular todo tipo de artículos periodísticos,en éste por ejemplo podemos comprobar que hace referencia a la monarquía, en concreto a unas declaraciones de la Reina de España en su último libro, y es un tema de actualidad nacional.

6/11/2008- Diario de LA RIOJA

Reina por un día
La aún caliente polémica abierta por las declaraciones de la Reina Doña Sofía sirve de inspiración, desde la ironía, para este relato

06.11.2008 - LUIS ALFONSO IGLESIAS HUELGA| PROFESOR DE ENSEÑANZA. MIEMBRO DE LA FEDERACIÓN DE ENSEÑANZA DE CC.OO.

E n el juego del ajedrez, la reina se mueve por el tablero con absoluta solvencia geométrica mientras el rey permanece atrapado por los límites de su entorno. Pero ni esa capacidad de movimiento garantiza a la reina su permanencia en la partida, ni la inoperancia del rey le conduce necesariamente a abandonarla.
Como todo el mundo conoce, el ajedrez, llamado también el juego ciencia, es un juego que implica reflexión, prudencia, visión geométrica , pensamiento lógico y silencio, para los jugadores y para las piezas. Borges lo describió de manera fascinante como un proceso de búsqueda sin término : «Dios mueve al jugador, y éste la pieza. ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza ?»
Cuentan que hace un año durante la celebración de una partida de ajedrez en América Latina, el rey habló para mandar callar. Y que un año después habló la reina y lo que cuentan que afirmó, siguiendo el acróstico, fue Rudimentario sobre la eutanasia («no soy partidaria, la vida y la muerte no están en nuestras manos»), Extemporáneo sobre la homosexualidad («si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación.... colapsaríamos el tráfico»), Ingenuo sobre el aborto («hay que respetar a toda criatura viviente»), Necio sobre la violencia machista («informar más y con todo detalle de este asunto provoca un contagio») y Acientífico sobre el origen de la vida y el conocimiento («se ha de enseñar religión en los colegios porque los niños necesitan una explicación del origen del mundo y de la vida»).
Parece ser que la misma reina que viaja por el tablero galardonando la labor científica, técnica, cultural, social y humana realizada por personas, equipos de trabajo o instituciones en el ámbito internacional, tiene opiniones más bien desdeñosas sobre el conocimiento humano y científico. Y algunos de esos expertos premiados ya han manifestado que la reina cojea en teoría evolutiva y que habrá que darle a Dios lo que es de Dios, al monarca lo que es del monarca, pero también a Darwin lo que es de Darwin que es mucho, a pesar de los embates creacionistas, ahora refugiados bajo la contradictoria denominación de diseño inteligente.
Empédocles hace más de veinticinco siglos decía que después de haber visto una pequeña parte de la vida, y de morir rápidamente, los hombres se elevan y desaparecen como el humo, convencidos sólo de lo que cada uno ha conocido. Frente a ello la grandeza del ajedrez consiste en superar los límites del tablero en el que se da el juego de la vida y una vez terminado el juego no olvidemos que el rey y el peón vuelven a la misma caja, afirma un viejo proverbio italiano.
«Hasta el sindicalista y el comunista más acérrimo, si está con la Constitución, tiene que estar con la Monarquía», dicen que dijo la reina obviando cualquier interés por la magnitud escalar desde la que se mueve y transmitiendo ciertas carencias tácticas en torno a su supuesta cercanía social
Nadie espera que las piezas encerradas en el tablero se hagan preguntas borgianas, pero de nuevo parece que siempre las afirmaciones se dirigen contra lo más preciado, el pensamiento racional y científico. Y ya que se apela constantemmente al concepto de naturaleza, lo antinatural es situar en el mismo plano, de forma pertinaz, una leyenda transmitida sin discusión y el conocimiento empírico, lo haga la reina o sus peones. En definitiva, la pregunta acerca de si tenían ombligo Adán y Eva da lo mismo que se formule en el ámbito público o privado o si la plantea la autoridad o los autorizados porque no hay caminos reales para el conocimiento.
Feuerbach afirmó que pasar de la insensatez a la inteligencia es la vía que conduce a la sabiduría, pero pasar de la inteligencia a la insensatez es el camino que conduce directamente al manicomio de la teología. Y así explicamos divinamente el origen del universo, hereditariamente el origen del poder y naturalmente las costumbres sociales, términos que significan lo mismo y su contrario fuera del ámbito científico.
Hace unas dos semanas, casi al mismo tiempo que los obispos condenaban con dureza la selección de embriones para curar a un niño, aparecía la noticia de que un 20% de los científicos reconoce que se dopa, una especie de dopaje al servicio de la inteligencia.Así que tras echar un vistazo al tablero, algunos científicos habrán dicho a la británica manera: ¡Dios salve a la reina! y ¡que Dios nos coja colocaos!.... en la partida , por supuesto.

Este tema ha sido editado por Ryan: 06 noviembre 2008 - 01:15





0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos