Jump to content

Los Buscavidas Del Tablero


Recommended Posts

AJEDREZ Miserias y penalidades de los desheredados de la élite

 

 

REPORTAJE

 

Los buscavidas del tablero

 

Grandes maestros internacionales malviven en España jugando torneos menores, organizados en grupos, retándose por dinero y viajando en trenes nocturnos

 

 

DANIEL BORASTEROS - Madrid

 

EL PAÍS - Deportes - 13-06-2005

 

Davor Kolmjenovic nació en Zagreb (Croacia), tiene 60 años, sostiene que ha ganado al búlgaro Véselin Topalov, segundo mejor jugador del mundo, y se ayuda para comer con las manos. Kolmjenovic, gran maestro, vive de jugar al ajedrez, pero se guarda, envueltos en servilletas, los restos del pan "especial" que ha pedido en la comida. Viaja en trenes nocturnos, en ocasiones escondido en los servicios; duerme donde puede y se alimenta de pequeños paquetitos de fruta que compra en los supermercados. Gana entre 300 y 900 euros al mes. Participa en más de 50 torneos al año. Los premios oscilan entre los 20 y los 1.500 euros para el ganador. Un botín que en España se reparten más de cien grandes maestros y maestros internacionales para "sobrevivir". Muchos de ellos, rusos, argentinos, cubanos, serbios, croatas o de países resultantes de la atomización de la antigua Unión Soviética.

 

Todos son profesionales entre los 300 mejores de un deporte exigente y tecnificado que demanda más de cuatro horas de estudio al día. Una actividad mental que también requiere "alma y duende, como tocar un instrumento", según el chileno Daniel Barría.

 

Barría no toca ningún instrumento. Está casado y tiene un hijo. Malvive. Y asegura que esa carrera por la supervivencia, los torneos menores que dan dinero, poco, pero no ayudan a mejorar la clasificación, son "un pozo". "Si no tienes un respaldo económico, si no eres un niño bien, no puedes costearte un campeonato de nueve días, de los que dan puntos. Es un círculo vicioso".

 

Oleg Korneev, el rey de los buscavidas del ajedrez; el azerbayano Azer Mirzoev o el propio Barría podrían ganar, por ejemplo, a Paco Vallejo, uno de los mejores, aseguran con confianza, sin soberbia, como el que constata una obviedad. Pero no tienen tiempo.

 

"Perdemos dinero en muchas ocasiones y tenemos que vivir y viajar con imaginación", dice Mirzoev, de 27 años. Él reside en un pequeño piso compartido en Girona. Acumula 2.545 puntos en la clasificación de la Federación Internacional de Ajedrez. Se desplaza cada fin de semana, "de madrugada", en autobús: "No tengo dinero ni tiempo para sacarme el carné de conducir". "Hago a veces 2.000 kilómetros en un día. No tengo recursos para pernoctar en el sitio del torneo y regreso a mi casa en el día", explica. Mirzoev llegó a España en 2000 atraído por la cantidad de campeonatos "de partidas rápidas", con botín en un día, que se disputan, pero se queja del euro, de "lo cara que está la vida", de que los premios "se han estancado"...

 

"La competencia es feroz y la tensión que acumulas insoportable. Jugamos para comer", insiste Mirzoev. La tarta es pequeña; los comensales, muchos. Hace menos de tres meses, dos jugadores, Luis María Campos y Juan Mellado, abandonaron un torneo por la puerta trasera para caminar hasta el cuartelillo de la Guardia Civil. Iban a denunciar a sus compañeros sin papeles para ampliar sus posibilidades de sacar 30, 60, 90 euros. El propio Campos, argentino, jugó algún tiempo sin tener documentación. "Eso es tremendo", comenta el cubano Héctor Elisalt. Amigo de los grandes maestros Irisberto Herrera y Alexis Cabrera, Elisalt relata historias muy tristes, historias de jugadores magníficos haciendo cola en los comedores de beneficencia, aguardando "la sopa boba".

 

También el argentino-español Gabriel del Río sabe mucho de penurias. Recuerda cómo se encontró cara a cara con el rumano Bogdan Lalic disputándose 20 euros y un paquete de yogures. Lalic vive en Inglaterra. Es famoso, pero durante años recorrió Europa durmiendo en un coche destartalado junto a Kolmjenovic, sin ducharse, "reduciendo los gastos, optimizando las ganancias". Del Río participa en Valdemoro (Madrid) por 120 euros. Ha empatado con otro jugador. Antes de que se conozca el desempate, ofrece al otro repartirse el premio. Por suerte para él, que ha ganado, el otro no acepta.

 

Kolmjenovic, a diferencia de Barria, con quien comparte un paquete envuelto en papel de plata con comida, sí toca un instrumento. Toca la guitarra. Canciones populares croatas. En las plazas, en los bancos, por la calle, "pero por gusto", precisa el jugador, que estudió ingeniería, embutido en unos pantalones raídos, en una chaqueta de color impreciso, con el pelo alborotado y cubierto de bolitas blancas. A Kolmjenovic algunos le acusan de tramposo: "Son unos maricones". De pactar tablas, de repartirse premios. Él lo reconoce: "Lo hacen todos".

 

En el torneo de Parla, otra población obrera madrileña, el ganador se lleva 500 euros. A las seis de la mañana reparten chocolate con churros. Fernando Bertona, argentino, se lleva la victoria. Ha pactado tablas con Horacio Saldaña, uno de los cuatro compatriotas que, desde Valencia, han desembarcado en un colegio. Lleva una camiseta ajustada y parece un surfista. Tiene 33 años. "Le di tablas porque es mi amigo", dice. "Vivimos bien. En Valencia hace sol", comenta con ironía. Todos se agrupan por nacionalidades y pactan los resultados para acumular premios que luego se reparten. "Lo sabemos y es normal. Hay que vivir", les justifica Mirzoev, que perdió aquel torneo.

 

Kolmjenovic carga con una bolsa rectangular. Dentro lleva un tablero. Hasta hace un año no usaba el ordenador, dice. Algunos aseguran que sigue sin usarlo. Dogmático, considera que dar clases o ayudar a otro gran maestro más celebre es "una traición de mediocres": "Pierdes independencia".

 

La mayoría de sus colegas acaban claudicando y redondean sus ingresos en academias. Barría está "a punto" de tirar la toalla. Tiene 30 años: "No puedo seguir así. Creía que era mejor, pero estoy atrapado". Kolmjenovic fantasea con poner una empresa de reformas: "Eso da dinero". En su momento fue uno de los mejores. Antes ganaba más: "Si no, mi mujer y mis cuatro hijos pasaban hambre en Croacia, en la guerra".

 

Ahora comparte escaques con Aleksa Strikovic, serbio. "Los nacionalismos son una tontería, aunque los malos fueron los serbios", recuerda Kolmjenovic con sus peculiares retruécanos, su sonrisa nerviosa. Strikovic es, junto a Zlotnick y Korneev, uno de los mejores de este circuito de buscavidas que podrían sentarse frente a cualquiera de los participantes en el famoso torneo de Linares y ponerles en aprietos. "Sobre todo, en rápidas", dice Mirzoev.

 

El tren pita. El centrifugado que les lleva, tablero desconchado en mano, no para. Cada fin de semana, un desafío, las mismas caras, retándose, buscándose la vida para comer. Pocos aguantan, como Kolmjenovic, hasta los 60 años.

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • Admin

No olvidemos que Kolmjenovic es ese jugador que durante el famoso torneo que se hizo en Marcos Frechín en Zaragoza, apuntaba el resultado (ganando él) antes de comenzar la partida para no perder tiempo haciéndolo después.

Cuando caes tan bajo como deportista y como persona, luego queda un poco cutre ir de pobre.

Los torneos de ajedrez no se hacen para pagar a los jugadores profesionales, evidentemente responden a otros objetivos. Los tiempos cambian y hay que adaptarse. Muchos jugadores nacionales tuvieron que dejar el ajedrez como profesión cuando vinieron los jugadores del este porque éstos estaban dispuestos a jugar por mucho menos dinero, y no pedían un fijo. Era inevitable.

En aquellos momentos me parece a mí que estos jugadores, como es natural, no pensaban en otra cosa que buscar sus propios intereses, como lo hacemos todos siempre, nada que objetar. Así funciona la economía. Los recogedores de caracoles comenzaron a recolectar trufas. En el pueblo de Teruel que más quiero, tuvieron que dejar de sembar la flor del azafrán porque lo traían a mitad de precio de Irán. Así funcionan las cosas.

La cuestión de los papeles es un tema aparte.

En una de las editoriales de aedreznd, Tony Ayza publicaba un artículo impresionante. Igual os acordáis, "Quo Vadis ajedrez".

Digo que me ha sorprendió porque casi se podía leer como una apología del incumplimiento de las leyes que rigen en nuestro país para los ciudadanos extranjeros y, si os soy sincero, bastante demagógica, porque utilizaba frases como "Pero lo que no es de recibo es poner puertas al campo, y con el argumento de favorecer a jugadores nacionales, empobrecer nuestro ajedrez y retroceder años en el tiempo, limitando la participación de maestros de otros países en nuestros torneos. El aislacionismo sólo nos lleva a la mediocridad".

 

Escribí un mensaje que luego no llegué a enviar, pero me quedé con las ganas, la verdad. Lo reproduzco aquí porque el tema tiene que ver:

 

En primer lugar, no conozco ningún torneo donde se pongan límites a la participación de jugadores extranjeros. Háblanos de ellos, Tony, así al menos nos tendrás informados. Imagino que no te estarás refiriendo a los campeonatos nacionales individuales, ¿o sí? Te ruego que nos aclares a qué torneos te refieres, por favor. De hecho, mirando los listados de algunos equipos en las competiciones nacionales, me pregunto si no será más bien al contrario: hay equipos que ni siquiera tienen un jugador nacional, espléndido ejemplo de la verdadera representatividad de una comunidad autónoma en una competición nacional.

 

Por otro lado, hablas de las clases que algunos maestros dan a nuestros chavales. Quizás deberías informarte un poco mejor de la situación de los jugadores nacionales de este país, qué clases dan, lo que cobran, si están asegurados, los cursos que les da su federación (autonómica o nacional), el reconocimiento de los títulos que tienen...

¿Calidad de los extranjeros? no la pongo en duda, pero es un poco difícil de contrastar porque muy pocos jugadores nacionales se ganan la vida dando clases, no sé si lo sabías, y no porque no quieran, sino porque no tiene la oportunidad de hacerlo. Puede que no sean de los mejores del mundo, pero sí son de los mejores del país, algo creo que sabrán, ¿no? porque los mejores del país en cualquier otro gremio se ganan bastante bien la vida. Amigos míos que están entre los 30-40 mejores del país, sobreviven a duras penas. Quizás para ti contratar a jugadores nacionales es "empobrecer nuestro ajedrez", una frase poco afortunada y carente de sensibilidad, dirigida a un gremio que no vive precisamente en el lujo.

Te aseguro que algunos de estos jugadores prácticamente al borde del umbral de la pobreza, y de hecho, muchos de ellos curran por unos sueldos bastante lamentables y, paradójicamente, de forma ilegal porque no están asegurados.

 

Pero profundicemos un poco en el asunto... porque con esto de la globalidad, parece que "todo vale".

 

Si apoyamos que un ciudadano extranjero sin permiso para trabajar pueda dar clases a nuestros chavales porque son de buena calidad y además no tenemos que pagar impuestos, a mí también me gustaría que los titulados en filología inglesa de los países donde tienen el inglés como lengua materna pero no tengan permiso para trabajar aquí pudieran optar a las plazas de profesores de inglés porque, si te soy sincero, los chavales se pasan años yendo a clase y la mayoría no aprende nada, ni pajolera idea, de verdad, y cuando visitan un país extranjero o los escuchas hablar, no se enteran de nada, nada, nada.

 

Los fontaneros españoles cobran un pastón, y muchas veces nos hacen chapuzas. Prefiero uno del este, que me cobra la mitad.

 

Los auxiliares administrativos que curran en los bancos, los nacionales me refiero... pues verás, entre seguridad social, vacaciones pagadas, primas por captación de clientes y tal... en fin, le cuestan tanto al banco que resulta que la gente que tiene metido unos ahorrillos en el banco, en lugar de darles un poquillo de interés les vamos a tener que cobrar por sacar su propio dinero de los cajeros, como ya está ocurriendo. ¡Con lo barato que nos saldrían unos extranjeros! en fin, jode un poco, sobre todo por lo poco que curran en comparación con otros.

 

¿Programadores freelance? En la India hay casi más programadores que ciudadanos, y de lo mejor del mundo. No cuestan ni la mitad.

 

¿Mecánicos? En Cuba nos arreglarían el coche por una fracción de lo que pagamos aquí.

 

Y ya puestos, ¿qué tal un webmaster con conocimientos de programación en php, con conocimientos demostrables en diseño gráfico, experto en flash y dominio del inglés? los hay bastante baratos, casi en cualquier país, hasta críos de 15 años que son auténticos monstruos en este campo, te lo aseguro.

 

La realidad de la cuestión es que prácticamente todos los trabajos que realizamos los españoles en este país podrían hacerlo mejor otros ciudadanos de otro punto del planeta, y además por mucho menos dinero. Es duro reconocerlo, pero es la realidad. Todos somos reemplazables, y además somos reemplazables ventajosamente. ¿Pero entonces para qué coño sirve haber nacido y vivir aquí? ¿Y los impuestos que pagamos nosotros y nuestras familias? hostia, y la mili, ¿para qué país la he hecho que me trata así?

 

Así que si defiendes la "Vista gorda" para los jugadores extranjeros, al menos que tengan permisos de trabajo aquí, y por favor hazlo para todos los gremios, el tuyo, el de tu vecino y el de tus conocidos, todos saldremos beneficiados, porque yo pago las facturas a gente con papeles, y cuestan mucho, te lo aseguro, y además, como tú dices, "estamos empobreciendo nuestro país con el argumento de favorecer a nuestros ciudadanos españoles". La frase impresiona. Pero indigna también.

Si quieres reemplazar a todos los españoles que se ganan cuatro duros dando unas clases, adelante, pero, reitero, defiende esa postura para todos los gremios por favor, no para el que te convenga, si es que realmente te conviene o sabes de lo que hablas.

¿Qué ridículo, verdad? es que es muy cómodo defender una postura cuando sale beneficiado el bolsillo de uno, pero, ¡cuidado! cuando se habla de te toquen tus propias lentejas, otro gallo es el que canta.

 

No es lo mismo el aislacionismo que el respeto a las leyes. Sin leyes, lo que hay es libre albedrío.

¿Jugadores extranjeros? por supuesto, pero con papeles, con permiso de trabajo, respetando las leyes que para algo están.

Si no te gustan las leyes, cámbialas, pero en nuestro país, al igual que en el ajedrez, hay unas normas, están para algo y ha costado mucho construirlas... así que cuando hables de "favorecer a los jugadores nacionales", sinceramente, no sé de qué diablos estás hablando.

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

En mi opinión el ajedrez es, por naturaleza, un juego minoritario e incapaz de generar por sí mismo recursos económicos importantes. Si no se pueden generar esos recursos no puede haber profesionales. No hay más cera que la que arde.

 

Toda esta gente que malvive del ajedrez debería plantearse simplemente trabajar en otra cosa y asumir que no tiene suficiente nivel para ser un profesional de esto. Claro que cualquiera es libre para darse cabezazos contra la pared pero luego que no se quejen de lo mala que está la vida: esa vida la han elegido ellos.

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Y, sin embargo, Alexis Cabrera, mencionado en el reportaje, ganó el reciente torneo de Albox, delante de grandes jugadores de la élite.

¿Tendrá razón Korneev cuando dice que éstos forman un coto cerrado?

Kasimdzhanov, el actual campeón de la FIDE, supo aprovechar su oportunidad.

¡Suerte a los buscavidas del tablero!

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Yo creo que estos maestros deberian dar clases buscandose la vida, ya que en muchos centros publicos se requieren profesores..., en las ciudades es mas facil poder ganar mas dinero ,ya que las escuelas son mayores y hay muchos centros publicos...

 

Creo que leido que dar clases es rebajarse porque?? No es mejor enseñar y que la gente se motive a jugar al ajedrez?? Y eso que España me han comentado algun ajedrecista profesional .... es la capital del Ajedrez.... Si HAY MUCHOS PREMIOS SERA POR ALGO (y hay poca afición comparada con otros paises)..... PERO SI comparamos con Rusia ,Ukrania y demas países ..... creo q es gratuita o era gratuita(perdonar si me confundo). Sus gobiernos apoyaban a sus jugadores.... contra los americanos durante la guerra fria ......... con un apoyo asi ...puede ser que juegue un gran porcentaje ... o que sepan jugar la mayoria de sus ciudadanos.

 

Ya me comento otro amigo : Que un GM ingles dijo en alguna ocasión que para que queria ir a jugar un torneo a esos paises , si cualquier taxista podia ganarle....

, QUE NO CREO QUE SEA ASI ,pero es nivel que tienen en esa zona es abismal.

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Yo estoy de acuerdo con Javimart. La realidad es que son muy pocos, no más de 50 en el mundo, los que pueden vivir dignamente del ajedrez. Es un dato que hay que tener en cuenta a la hora de elegir profesión. Hay que elegir una que si no garantiza, al menos ofrezca expectativas razonables de poder vivir dignamente tras unos años de formación.

 

¿Que cómo es posible que haya tantos millonarios en el fútbol o el golf y no en el ajedrez? Yo le daría la vuelta a la pregunta: ¿Cuántos profesionales hay del dominó o de la petanca? Para que el ajedrez pueda ser una profesión alternativa como el fútbol, el cine o la música habría que convencer a la gente de que merece la pena dejarse la pasta en ver partidas de ajedrez por el mismo o mejor motivo que ver un partido, una película o comprar (no piratear) un disco. A los medios de comunicación de que dediquen tiempo al ajedrez en lugar de dedicar 25 minutos diarios al fútbol y 5 al resto de los deportes (y eso ahora que no hay fútbol).

 

Y no olvidemos que aún así en el deporte, el cine o la música la competencia es durísima. Sólo oímos hablar de los famosos pero la inmensa mayoría se quedan en nada después de un trabajo durísimo de 10 años. Y es que carpinteros o albañiles se necesitan en todos sitios pero el mundo del espectáculo pefiere que cuatro superestrellas (muchas veces sin ningún mérito real por encima de otros desconocidos) lo acaparen todo.

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Bueno, cada cual elige su camino y su forma de vivir. ¿No os habeis parado a pensar que igual les gusta ese tipo de vida? ¿No crees en los trotamundos? Creo que era Lasker el que empezó así y la gente le admiraba por ello. ¿No es asi?

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Luis, si estoy bien informado Lasker no sirve como ejemplo de trotamundos. Corregidme si me equivoco, el señor Emmanuel era doctor en filosofía y dedicó tanto o más tiempo a esta actividad que al ajedrez. De hecho Lasker, lo mismo que Tarrasch (médico), Euwe (matemático), Fine (psicoanalista), Gligoric (periodista) y muchos otros es más bien un ejemplo de grandísimo jugador que nunca fue 100% profesional ni pretendió serlo.

 

Sinceramente creo que cualquiera estos "trotamundos" cambiaría su puesto por el de un trabajador de empleo estable con un salario digno. La mayoría de ellos me da mucha lástima, son gente inteligente que ha malgastado su talento en un simple juego donde no destacan, muchos son alcohólicos y/o ludópatas (hablando claro), viven amargados y han perdido cualquier resto de moralidad respecto al ajedrez al que dicen amar...y lo peor, dan la impresión de ser incapaces de salir del fango donde ellos mismos se han metido, de reconocer que les iría mejor dedicándose a otra cosa, están como enganchados a la desgracia.

 

El ajedrez ha sido, es y será un juego, nada más. Repito, de donde no hay no se puede sacar.

Editado por Javimart
Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Hola.

 

Yo no conozco un mayor trotamundos que Lasker, como persona, en la historia del ajedrez. Era doctor en matemáticas, aparte de muchas otras cosas, ya que es el personaje intelectual y culturalmente más completo de toda la élite ajedrecística histórica y sus órbitas cercanas.

 

Por mi forma de pensar, prefiero a un trotamundos que pueda decir al final de sus días al igual que don Pablo Neruda : "Confieso que he vivido", al digno asalariado que podrá resumir su vida con detalle en una simple cuartilla.

 

Saludos.

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web
  • Admin

Me viene a la mente la canción de Oreja de Vangoh, "Deseos de cosas imposibles".

 

Igual que el mosquito más tonto de la manada

yo sigo tu luz aunque me lleve a morir,

te sigo como les siguen los puntos finales

a todas las frases suicidas que buscan su fin.

 

Igual que el poeta que decide trabajar en un banco

sería posible que yo en el peor de los casos

le hiciera una llave de judo a mi pobre corazón

haciendo que firme llorando esta declaración...

 

A mí esa frase, la del poeta, es la que me parece triste de verdad.

Lo importante es que cada uno busque libremente su destino y su actividad económica. Si con el paso del tiempo las cosas le van mal o muy mal y no reacciona, eso ya es cosa suya, pero elegir en libertad lo que uno desea hacer, creo que es uno de los pilares básicos de la felicidad.

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

me parece que alguna postura es un poco radical.dentro del grupo de buscavidas, hay gente que ha elegido libremente llevar esa vida, y que tendrá compasión de todos esos "pobres" que nos levantamos diariamente a las cinco de la mañana para currar, mientras ellos son "espíritus libres".

es una opción personal, y como tal, respetable siempre, mientras no se intente imponer a los demás.

la gente que sí me da algo de pena, es la que ha encaminado su vida hacia el ajedrez sin formarse en lo personal ni en lo académico o profesional, y ahora ven que no tienen nivel para vivir bien del ajedrez y que no saben hacer absolutamente nada más en la vida que calcular variantes sobre el tablero.

en eso, como en tantas otras cosas, el ajedrez no es distinto de otros deportes: todos ellos cuentan con innumerables ejemplos de promesas que quedaron en nada, y que terminaron viviendo un infierno personal, ya que su deporte era toda la vida para ellos.

a menudo, padres y entorno familiar enfocan equivocadamente a su hijo/a a una carrera deportiva sin prestar atención a lo verdaderamente importante: la formación.

arturitos pomar los encontramos en cualquier deporte.

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

De acuerdo Jesus, visto así Lasker fue un trotamundos, pero no un trotamundos del ajedrez, que es a lo que me refería. No creo que su caso se pueda comparar al de Kolmjenovic, por ejemplo.

 

Lo que decís acerca de la libertad y todo eso suena muy bonito y muy romántico...pero no me lo creo. "Poetas trabajando en bancos" los hay a millones: escriben versos en sus ratos libres y son muy felices. El sentido práctico y el realismo no están reñidos con la libertad de espíritu, más bien se complementan.

Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

¡Únete a la conversación!

Puedes unirte ahora y registrarte después. Si tienes una cuenta registrada, accede aquí para escribir con tu nombre registrado.
Nota: Lo que escribas tendrá que ser aprobado por un moderador antes de ser visible.

Guest
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

×
×
  • Crear nuevo...

Important Information